Servidor NAS Terramaster F2-220

Durante bastante tiempo estuve observando y leyendo las características y revisiones de un NAS que me llamaba la atención: el Terramaster F2-220. Las características anunciadas eran muy superiores en potencia a los NAS que venía usando de marca Western Digital y Netgear. De hecho, incorpora un procesador Intel Celeron Dual Core de 2.41GHz (forzado a 2.58GHz ) que mueve sobradamente videos 4K y monta de serie 2GB Ram (ampliable a 4GB) lo que permite la operación simultánea de varios procesos con tasas de transferencia de lectura escritura de algo más de 100MB/S.

Sigue leyendo…

Cacharreando con flashes en plan cutre

El jugar con flashes y con la luz no es inabordable. Son elementos muy moldeables, que permiten que se experimente con ellos poniéndoles en su frente elementos dispares. En esa tesitura anterior cayó en mis manos un aislante de vidrio de los antiguos postes de la luz o el teléfono y, me pregunté, qué pasaría si se lo ponía delante a una pequeña cabeza de flash que tengo. El alabaeado periférico y la parte central en forma de lente prometían algún resultado curioso. El aislante recordaba vagamente una lente de Fresnel pero, obviamente, no había sido diseñado para paralelizar los rayos de luz.

Sigue leyendo…

Globo para flash

En una antigua entrada de este blog hablé de un “cacharreo” para fabricar artesanalmente un globo difusor para flash. Hace poco tiempo compré por un precio irrisorio un mini flash de estudio -de los que se usan para “pelos”- y quise hacer un prueba con él y con un globo de plástico usado en lámparas de techo. Ante mi asombro el diámetro del globo era exacto al diámetro de la parte frontal del flash y encajaba a través de una pequeña presión.

La cabeza del flash y el globo. El adaptador Elinchrom en el que está montado el globo sobra ya este entra perfectamente en el frontal del flash.

Sigue leyendo…

Cómo hacer las cartelas de una exposición (II)

Hace unos pocos meses escribí una entrada en este blog en la que describí la forma en que hacía las cartelas para una exposición. El método, aunque eficaz, es un tanto engorroso, por lo que me puse a buscar alternativas.

La solución a lo que buscaba es una impresora de etiquetas. Simple, económica y efectiva. La marca y modelo que adquirí es una Brother QL-500 (de segunda mano, descatalogada, y que ha sido sustituida por la QL-500A). Es muy sencilla de instalar e imprime etiquetas de hasta 62mm de ancho. Hay etiquetas precortadas de 100mm de longitud o rollos de cinta continua para que se pueda imprimir la longitud que uno quiera.

La impresora Brother QL-500, una impresora térmica económica y eficaz.

Las etiquetas son adhesivas y se pueden pegar sobre una base de cartón o de “pluma” haciendo con ello la típica cartela. Hay otra opción que es adquirir cinta de etiquetas removibles (al estilo de los típicos “post-it”) que se pueden pegar directamente a una pared y luego, al final de la exposición, quitarlas. No dejan marcas.

La impresora se gestiona con un programa de Brother denominado P-touch Editor que permite confeccionar la etiqueta de mil maneras posibles; se pueden incluir imágenes (fotos, logotipos), diferentes tipos de letra, enfatizados, etc… También imprime códigos QR y de barras (generados por el propio programa). Es un potente editor muy sencillo de usar.

La Brother QL-500A es barata y en Amazon se compra hoy por 47,30 euros. Es una inversión que realmente merece la pena si no se quieren complicaciones a la hora de hacer cartelas.