Las glaciaciones II: un mundo helado

Glaciaciones haberlas hubo varias. No solo las del Cuaternario, en las que nuestros ancestros se dedicaban al arte mural en el interior de las grutas. La Tierra, en el pasado más remoto tuvo muchas, incluso, algunas, que supusieron una crisis biótica radical en el planeta. Bueno, no hay mal que por bien no venga… como en la foto.

Las glaciaciones II: un mundo helado. © 2017 Román Montesinos. Todos los derechos reservados.

Ramón Álvarez por la exposición en Alvedro

No es que este blog tenga una sección de “ecos de sociedad” pero si me ha agradado una visita singular a la exposición que tengo en el aeropuerto de Alvedro. Se trata de Ramón Álvarez, líder del proyecto ANDANTE, en el cual participo, y que me antecedió con la exposición de hormas que mantuvo en el mismo recinto hasta una semana antes. Me sorprendió anoche al enviarme una foto en la que posa delante de una de las fotografías de la exposición: “Llama”. Debo agradecer a Ramón que fuese él  el que me abrió las puertas para poder exponer en Alvedro, al facilitarme el contacto de la persona que gestiona la sala de exposiciones. Dicho y hecho; llegar y besar el santo. Gracias Ramón.

Ayer, inauguración en Alvedro

A media trapa, la exposición acaba de ser montada.

Ayer tarde quedó inaugurada la exposición titulada “Deja que tu mente vuele” en el espacio expositivo que AENA ofrece en el coruñés aeropuerto de Alvedro. Es un pequeño y digno espacio que tiene la gran ventaja de estar a la entrada de las puertas de embarque; es decir, todo el que se va, al menos, de refilón, ve las fotografías. Se estima que, en los dos meses que va a estar abierta al público, los potenciales visitantes de la exposición pueden acercarse a la cifra de 100.000 personas. No está mal, ciertamente…

Siivia Mabel y Juan Miguel Pérez en el inicio de su actuación.

La inauguración tuvo un carácter informal y nos reunimos un nutrido grupo de amigos. Un aliciente añadido es que hubo baile de tango que ofrecieron Silvia Mabel y Juan Miguel Pérez. Esto asombró a algún viajero que, en tránsito, se quedaba parado viendo las piruetas ofrecidas por la singular pareja de baile.

Gracias a AENA por brindar su espacio a mis fotografías, a Silvia y a Juan Miguel y a todo el público que asistió al evento.

Parte de los asistentes a la inauguración y al espectáculo de tango.

La exposición en Tabriz (Irán) cambia de emplazamiento

Leila Alaiy, la persona que coordina desinteresadamente mis exposiciones en la universidad iraní de Tabriz, me ha comunicado hace unas pocas horas que, desde el día 21 de agosto, la exposición ha cambiado a un nuevo emplazamiento; una nueva facultad dentro del gran complejo universitario de esta populosa capital. Por avatares del destino todo, tanto física como económicamente, ha recaído sobre los hombros de Leila, por lo que le agradezco desde aquí su esfuerzo para que estas exposiciones puedan llevarse a cabo. Muchas gracias Leila.

Sigue leyendo…La exposición en Tabriz (Irán) cambia de emplazamiento

Pequeños grandes pueblos. Exposición en Villanueva de Teba

Acabó la exposición que tuve en el pequeño pueblo castellano-burgalés de Villanueva de Teba. Tras el final de una exposición siempre queda el agradecimiento hacia las personas que abrieron las puertas a tu trabajo y confiaron en él. De todas las maneras hay agradecimientos muy especiales y singulares. tal como es el caso de esta exposición. Me explico.

Agustín Oviedo, alcalde de Villanueva de Teba, durante el acto de entrega de premios.

Transcurría la fiesta de san Roque, patrón del pueblo.. Era mediodía y la plaza estaba abarrotada de gente que acudió para acompañar una entrega de premios. Yo, despistado como siempre, regresaba del cercano bar con un vermú en la mano y el alcalde, Agustín Oviedo, comenzó a hablar cuando me encontraba a medio camino. “Estamos aquí para entregar los premios del concurso de tortillas… pero antes quiero expresar un agradecimiento especial a Román Montesinos por la exposición que ha estado colgada en el ayuntamiento estos días… con este obsequio quiero manifestar el agradecimiento de este tu pueblo…”. No se me cayó el vermú de milagro y sin saber qué hacer con él se lo endosé a la primera persona que tuve a mano. Me acerqué al estrado y ahí, el alcalde, me entregó una bolsa que contenía una caja con tres excelentes piezas de vino de la Rioja. Me emocionó, mucho, y gracias que no tuve que hablar; la entrega, las gracias sinceras y punto. Hay pequeños pueblos que se hacen grandes. Gracias.

El obsequio.