Nueva exposición en La Coruña

Mañana martes día 14, a las 19 horas, inauguro una nueva exposición en la Casa Museo María Pita. La casa-museo se localiza en plena Ciudad Vieja de La Coruña y ocupa el mismo solar que ocupó durantes los siglos XVI y XVII la casa de la familia de María Pita (formalmente María Mayor Fernández de Cámara y Pita). Yo nací a escasos metros de ese lugar, por lo que es una exposición que me hace verdadera ilusión, tanto por lo que representa María Pita como heroina de nuestra ciudad como por mi lugar de nacimiento.

Está organizada por el Ayuntamiento de A Coruña y estará activa entre el 14 de agosto y el 9 de septiembre. Gracias a Beatriz Doldán directora de las casas-museo municipales.

La casa-museo está en la calle de Herrerías, 28, 15001 A Coruña.

Sigue leyendo…Nueva exposición en La Coruña

Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

La tatuadora de henna

Los ojos de esta mujer pueden ser los ojos de una bereber… o no. Lo que si sé es que forman parte de la picaresca que abarrota la plaza de Jamaa el Fna de Marraquech. Es una mujer que tinta con henna a los despistados viandantes que abarrotan la concurrida plaza. Como te dejes pillar la mano sales pintado de florituras y con el bolsillo algo más vacío. Alguien de mi entorno picó y tuve que esperar pacientemente a que acabase. Por el precio que cobró le incorporé la foto.

 

Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

La Bureba: las hoces de Ventosa y Silanes

Entre las rocas del primer y segundo plano está la hoz de Ventosa.

La comarca burgalesa de La Bureba es prácticamente una llanura que choca, en su parte norte, con los montes Obarenes. Previo a ese contacto llanura-montaña hay una pre-cordillera, de escasa altitud, que discurre paralela al mismo y que limita una pequeña superficie ondulada. En la pre-cordillera, formada por calizas cretácicas, hay dos pequeñas hoces que permiten el paso entre una parte y otra: Ventosa y Silanes. Son zonas con agua abundante, por lo que la vegetación prácticamente se convierte en vergel. En verano, con el calor castellano, son zonas muy agradables ya que embocan el viento y se convierten en lugares frescos. Una de las hoces, la de Ventosa, tiene una cierta historia. Por una parte, al pie de las rocas, hubo un pueblo (Ventosa) que desapareció por completo en algo más del último medio siglo. Quedan, entre la maleza, restos ruinosos de la iglesia, con su arco interior, y mampostería de las antiguas viviendas. Además, en Ventosa, habitó un pueblo de origen prerromano de la tribu de los autrigones cuyo bastión defensivo fue lo alto de las escarpadas rocas que limitan la hoz.

El acceso a la pequeña hoz de Silanes.
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

Ha fallecido Luis Gayol

Luis Gayol, fotógrafo, cámara y editor de la TVG, una persona con una profunda ilusión por lo que hacía, ha fallecido. Me honró con su amistad desde hace muchos años, desde nuestra adolescencia, desde finales de los años 60. Tuvo un taller fotógráfico en La Coruña y participó activamente en la “movida fotográfica” de los años 80. Comprometido con su afición la retomó intensamente a partir de su jubilación. Amigo de sus amigos. Su triste fallecimiento me ha causado un inmenso dolor. Una persona que ha dejado huella se ha ido. Descansa en paz querido amigo. Un abrazo Luis.

Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

La máquina matadrones

No era mi idea el titular de esta forma la entrada, me lo sugirió un amigo. Simplemente pensaba poner un par de fotos de una cosechadora ya que estos ingenios me llaman la atención por su forma y dimensiones.

Hay que retroceder dos meses y medio en el tiempo y trasladarnos a La Bureba (norte de Burgos). Volaba un drone y él solito se me escapó. Quedó fuera de control. Vi impotente como se marchaba, volaba por encima de un pueblo y desaparecía detrás de él. Hace hoy cuatro días apareció en una finca de trigo que estaban cosechando y, las cuchillas de la cosechadra, le pasaron por encima. Quedó literalmente desmembrado aunque muchas piezas resulta que están operativas (controladoras internas, motores, GoPro, cardán y la batería). Algo es algo…

El mecanismo de corte plegado. Son elementos con más de 10 metros de longitud.

La que mató a mi drone pudo haber sido tranquilamente la cosechadora de la foto. El ingenio descansaba en el centro del pueblo listo para volver a los campos de trigo. Cuando el conductor lo controla me recuerda la novela de Herbert George Wells “La guerra de los mundos” y la película del mismo nombre. Son aparatos grandes, muy grandes, controlados por un hombrecillo que va en su carlinga. Poseen cortes de 10 metros o más de largos y se mueven lenta e inexorablemente por los campos de trigo. Los tractores con sus remolques esperan pacientemente a que las cosechadoras llenen sus depósitos con el grano y, luego, lo vierten en los remolques. Tras ello a continuar cosechando en esa u otra finca en un trasiego que dura un mes y medio.

Bueno, el aparato marciano encontró mi drone. Hay que conformarse.

Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.