Objetivos macro: Vivitar 100mm, Tokina 100mm y Nikkor 55mm

He tenido en mis manos el Tokina 100mm/2,8 macro en su versión moderna. No me he podido resistir a hacer una comparativa con otros dos objetivos macro que tengo en mi despensa: el Vivitar 100mm/3,5 y el Nikkor 55mm/2,8. Son objetivos que juegan en diferente liga en lo que respecta a su construcción, de ellos el mejor en este aspecto es el Nikkor seguido del Tokina y, muy a la cola, el Vivitar que es puro plástico y ultra ruidoso y lento en el enfoque (pero ojo, sin menosprecio en mi comentario).

El Vivitar 100mm/3,5 es un objetivo sorprendente.

No dispongo de una carta para medir la resolución en líneas por centímetro o por pulgada. Hay varias por Internet pero pierden calidad al imprimirlas por lo que las descarté. Estas cartas han sido ignominiosamente sustituidas por un bolsillo trasero de un vaquero y por un periódico pegado en una pared. Para un test “a puro ojo” valen perfectamente.

Aquí, abajo, sedimentan las pruebas. No hay ajustes de ningún tipo. Son del RAW tal cual. El foco en el bolsillo está en el tercer “escalón” del hilo dorado superior empezando a contar por la izquierda. En el periódico el foco está en el primer “se” por debajo del título que empieza por “Más de 500 obras…”. Los recortes pequeños son de la esquina inferior derecha para ver el comportamiento en los bordes.

Resolución, contraste y nitidez son la misma cosa aunque exista la tendencia a diferenciarlas muy por separado. Son la misma función f(x); algo así como el misterio de la Santa Trinidad. Me voy a referir entonces a la nitidez que es el concepto quizá más apropiado para la comparativa visual.

Veamos entonces. De los tres el mejor sin duda, el más nítido, es el Micro Nikkor 55mm tanto en el centro como en los bordes y a una distancia relativa mayor de los otros dos. El siguiente, para el centro, es mejor el Vivitar que el Tokina, mientras que en los bordes se comporta mejor el Tokina que el Vivitar. Subjetivamente -como todo- prefiero siempre aquello que tenga una mayor nitidez en el centro de la imagen más que una homogeneidad en el cuadro entero. La vista salvo que se la conduzca de otro modo va siempre al centro; los bordes están bien pero son eso bordes, periferia, y son fungibles dependiendo de la situación.

Debo de reconocer que un objetivo que se consigue impecable de segunda mano por 100 euros (y a veces menos) tenga el resultado que tiene. El Vivitar francamente me sorprende y me seguirá sorprendiendo.

Tambien, más tarde que este mini análisis casero, he adquirido el famoso Tamron 90mm. Debo decir que es una delicia de objetivo, nítido a rabiar aunque tendente a las aberraciones cromáticas, pero la joya de la corona es el Micro Nikkor 55mm.

Nikkor:

 

Micro Nikkor

Tokina:

Tokina

Vivitar:

Vivitar

 Otras entradas relacionadas con el tema:

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.