Sobrevivir al comprar una cámara u objetivo de segunda mano.

Muchas veces nos surge la duda de comprar un equipo nuevo o uno de segunda mano “que esté bien”. Particularmente, para mi uso, el que un equipo sea nuevo o usado es un tema totalmente indiferente siempre que en el segundo caso esté “impecable” de funcionamiento. Me explico: el que tenga algún arañazo sea un cuerpo o un objetivo, una óptica con alguna picadura en la lente frontal, o cosas por el estilo, no son asuntos que me echen para atrás a la hora de una potencial compra. Sólo exijo que “la cosa” funcione como tiene que funcionar.

Una Nikon D200 que tuve de segunda mano y como segundo equipo.

Primer consejo: procura tocar el o los elementos que vayas a comprar. No vayas a por cuerpos digitales 2 ó 3 generaciones anteriores. “La ciencia adelanta una barbaridad” y los sensores avanzan. Cada vez generan menos ruido a sensibilidades altas y los algoritmos que tratan la imagen, conjuntamente con los procesadores dedicados a ello, son más refinados. No te dejes comer el tarro por los megapíxeles 12 y pico son mayormente suficientes para un uso profesional y harto suficientes para un uso aficionado.

Ópticas: Se deben mirar en ellas lo siguiente:

– Si agitas un objetivo no debe de sonar como las maracas de Antonio Machín ni la coctelera de Pedro Chicote.

– Aro de diafragma: los diferentes puntos deben hacer sus “clics” según se van seleccionando las distintas aperturas. El giro del aro debe de ser razonablemente suave.

– Giro del aro de enfoque: Debe ser totalmente suave de lo contrario denota que los lubrificantes se han cristalizado.

– Autofoco: por supuesto no debe encasquillarse.

– Lentes: que tengan algún arañazo o picadura en la lente frontal no importa tanto. Lo que sí importa es en la posterior. Debe de estar inmaculada. No debe de haber hongos ni pelusas ni grandes dósis de polvo en el interior del objetivo recubriendo las lentes. Mejor que los elementos estén totalmente limpios ya que la suciedad acumulada hace que se suavice la imagen. No debe haber separación en los grupos de elementos (se observan irisaciones en los bordes). En general la imagen, vista a través del objetivo, debe de ser totalmente diáfana. Se suele usar una linterna e ir iluminando desde delante y viendo “el asunto” desde la parte de atrás.

– No debe de haber aceites en las láminas del diafragma (importante) esto puede generar dos problemas que pueden actuar conjuntamente: los aceites provocan reflejos indeseados en el interior del objetivo y difracción de la luz en los bordes de las láminas. Además pueden enlentecer la apertura y/o cierre del diafragma. Descártalo inmediatamente.

– El desgaste de la bayoneta indica el uso más o menos frecuente de un objetivo. Por supuesto no debe de estar machacada y debe rotar en el cuerpo de la cámara suavemente. De lo contrario posiblemente haya llevado un golpe o caida. Problema: que con el golpe las lentes se hayan descentrado con lo que casi casi tendrás un flamante objetivo “tilt”.

Cuerpo:

– La base del cuerpo cuanto mejor conservada esté mejor. Denota menos uso del mismo. El problema radica en que si tuvo montado un “grip” o una zapata de trípode; estos casos enmascaran el uso.

– Una zapata del flash muy usada y desgastada suele indicar un uso intensivo de la cámara. Quizá haya pertenecido a un profesional más que a un aficionado. Esto es un handicap para la vida útil del obturador de la cámara: en un “pro” seguramente el número de disparos que haya realizado es muy alto.

– La bayoneta de la cámara no debe de tener golpes y estar poco desgastada. El desgaste indica un uso intensivo del cuerpo cambiando una vez tras otras y frecuentemente objetivos. Un desgaste elevado también suele indicar un uso “pro” del cuerpo.

– El espejo de la cámara debe de estar impoluto y libre de arañazos.

– El cuerpo no debe mostar signos de golpes: los golpes descentran los elementos: espejo y sensor (sí, el sensor) con los consiguientes problemas para el correcto enfoque.

– El sensor debe de esar inmaculado. No me refiero a libre de polvo sino a que no debe presentar partículas incrustadas (que no hay quien las limpie) ni arañazos. El número de fotos en el contador de la propia cámara suele ser irrelevante ya que se puede modificar en ella por menú (ponerlo a cero en un momento determinado) o utilizando un software.

Lo importante es siempre el desgaste observado. En eBay hay vendedores muy serios que venden artículos (cámaras, objetivos y accesorios) de segunda mano a precios realmente competitivos. Por el cambio Euro-dólar resulta muy ventajoso comprar hoy en día en USA. El sentido común te dice qué vendedor es fiable y cuál no (mira el volúmen de ventas y su porcentaje de votos positivos).

Teniendo precaución podemos tener un equipo de segunda mano que cumpla todas nuestras exigencias y funcione además perfectamente. Podremos sacar con él un porrón de fotos y a bajo precio. Te recomiendo que te animes pero sé cauto a la hora de la compra. Se venden muchos burros enjaezados.

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

3 comentarios en “Sobrevivir al comprar una cámara u objetivo de segunda mano.

  1. DIEGO ROLDAN

    EL CUIDADO Y MANEJO RIGUROSO DE UNA NUEVA CAMARA PROYECTA EL PORVENIR PARA SEGUIRLA A UN FUTURO DUEÑO,DE SEGUNDA ES RIESGOSO COMPRAR PERO EXISTEN OPORTUNIDADES OBSERVANDO DETALLADAMENTE EL ARTICULO.

Los comentarios están cerrados.