Comprar un flash de estudio y no morir en el intento.

Los flashes de estudio son para usar en ese sitio: el estudio. Este puede ser un espacio dedicado o el salón de casa una vez apartado algún mobiliario. Como uno nunca nace aprendido pues -tras haber picado alguna vez- resumo mi poca experiencia en el tema.

– Al menos compra dos cabezas de flash gemelas. Lo de mezclar churras y merinas está bien pero déjalo para más adelante.

Quantuum. Una marca coreana comercializada principalmente en Polonia (Foto Tip, por eBay o en la WWW) que es barata, construcción soberbia, y de gran rendimiento.


– Compra las cabezas de la mayor potencia que te permita tu bolsillo. Ráscalo si es necesario. Las de menor tienen su uso pero acabarán “para pelos” y otras cosas por el estilo.

– Como mínimo compra un par de cabezas de 400 w/s. Con una también se trabaja usando reflectores pero te permitirá más acción el disponer de dos.

– Cabeza digital o no. Es lo mismo. Hasta hace poco solo eran de control analógico. Se hacen tan buenas fotos con un tipo como con el otro.

– Usa ventanas o paraguas. Las ventanas, dependiendo de cuerpos enteros o retratos de primer plano deben tener una dimensión mínima de 60×60. De ahí para delante. Una dimensión muy versátil es 60×90 (pero no dejes de tener una 60×60 a mano o montada en otra cabeza de flash).

– Las ventanas cómpralas con panal. Si quieres lo pones para moldear más la luz sino lo quitas y listo.

– Quizá, preferentemente, compra montura Bowens. Hay multitud de accesorios clónicos para ella y curiosamente más baratos que los anunciados para montura Elinchrom. – Las ventanas y accesorios de marca son muy caros. Indudablemente están bien construidos y posiblemente corregidos en dominantes pero comprando genéricos (que no desmerecen en lo absoluto en su calidad de construcción y desde 1/4 del valor de uno de marca o menos) y usando una tarjeta de gris para el balance de blancos serás el “rey del mambo”.

– Usa disparadores remotos de flash en vez del cable syncro. Menos líos de cables por el suelo y más comodidad y libertad de movimiento. Los hay por cuatro perras pero los mejores son los que funcionan en la banda de radio de 2,4 Ghz (menos captación de interferencias).

– Enchufes en la parte alta de las paredes del plató y cables de red colgantes. Te evitarás muchos tropezones y disgustos.

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.