Adaptando una DSLR a una cámara técnica.

Un sistema eficaz para reemplazar los objetivos descentrables (tilt & shift) es adquirir una cámara técnica, de las empleadas estudio. Parecerá un despropósito ya que en la cabeza puede rondar el precio de un artilugio de esos pero doy fé de que por menos de 100 euros se pueden conseguir y por 150 euros son muy frecuentes en el eBay americano a precio final y puesta en España. Sólo es cuestión de paciencia y esperar la cámara oportuna.

Las ventajas de este sistema son varias: las partes frontal y posterior basculan en todas las direcciones con lo que podemos poner fácilmente un objeto a fotografiar, y que esté en posición oblícua, en el mismo plano del sensor. Otra ventaja es que se pueden corregir las perspectivas y que las líneas paralelas lo sean. Si lo anterior es poco el sistema funciona como un fuelle bestial para fotografía macro adaptándole un simple 50mm.

Schneider Xenar 360mm/5,5 montado en un obturador Compur


Los objetivos para gran formato son muy caros pero no todo está perdido. El de la foto de arriba aún vale hoy en día bastantes euros de segunda mano pero lo pillé hace unos cuatro años por unos 80 euros en USA (todo es tener paciencia y encontrar uno despistado por eBay). Hay otras soluciones mucho más económicas y tan eficaces como los objetivos propios. Teniendo en cuenta que la obturación la va a hacer el cuerpo de nuestra cámara digital pues no nos hace falta que el objetivo tenga un obturador. Entonces, el único requisito indispensable de la óptica es que tenga diafragma. Pues bien, los objetivos de ampliadora y reprografía valen perfectamente para nuestro sistema y se pueden conseguir realmente tirados de precio (un Nikon EL 50mm/4 por 25 euros puesto en casa y vale para macro…).

Otra fuente son los objetivos para gran formato que comercializan los rusos, ucranianos… que muchos de ellos son de gran calidad y su precio es muy económico (por ejemplo los Industar).

En resumen, por menos de 200 euros se puede cacharrear un sistema de gran formato adaptado a nuestra digital. Realmente merece la pena.

Aquí se puede ver el montaje. Sí, ya se que la pieza que fija la cámara técnica al trípode no se pone ahí precisamente. Si emprendes el proyecto y usas focales cortas sabrás entonces de primera mano el porqué.

Nikon D700 montada en una Toyo de gran formato.

Lo más delicado (y casi lo exclusivo) del cacharreo es adaptar el cuerpo de la cámara digital a la de fuelle. Hacen falta tres piezas: un portaobjetivos de la máquina de fuelle al que le haremos un agujero con el suficiente diámetro para que pase la segunda pieza: un tubo en cuyo extremo fijaremos una montura (la pieza con la bayoneta) extraída de un objetivo inservible (o que sea lo suficientemente barato como para desmontársela y tirar el resto). El tubo tiene el fin práctico de separar el cuerpo de la cámara del portaobjetivos y poder montarlo, si no tropieza y sería imposible). Si tienes suerte sólo te hace falta este montaje y comenzar a disparar. Otra idea es acoplar al portaobjetivos un adaptador Nikon PK-13 o un M2.

El montaje del adaptador. La imagen superior es adaptando una montura Nikon (de un objetivo averiado) a un tope de bobina de papel fotográfico. La imagen inferior es adaptando un PK-13 al tope de la bobina. Los topes de la bobina son las imágenes del medio.

Una pieza, que ni fabricada para ello, son los topes de las bobinas de papel fotográfico HP (ver fotos a continuación). Al menos para Nikon el tubo tiene el diámetro apropiado para adosarle la montura. Además su diámetro es el exacto si es que quieres fabricarte el sistema con un adaptador PK-13. Los topes los puedes conseguir como material para ser tirado en cualquier sitio fotográfico que usen ploters HP.

Las siguientes fotos son dos objetivos Industar que comercializan en eBay (ver vínculo al final de la página) que son perfectamente válidos. El de la izquierda es un Industar -51 de 210mm y el otro (altamente contrastado y usado para reprografía) es un Industar (Lomo) -11M de 300mm (30 cm). Hay otros tipos con otras focales de otras marcas que también sirven (180mm… etc). El precio del primero es de 32 euros y el segundo 21 euros… Es importante (muy importante) cuando se compra un objetivo de estos tipos que venga con el aro de fijación (el que atornilla el objetivo al portaobjetivos), de lo contrario es uno carne de un tornero.

Dos ópticas Industar.

A continuación pongo un ejemplo de macro de los estambres de una flor. Son flores muy pequeñas tal como se puede apreciar en la foto general. El objetivo empleado es un Nikkor EL 50mm/4.

Usando un objetivo de ampliadora para hacer macro: el Nikkor EL 50mm/4. Para comodidad en el enfoque y en el encuadre se puede usar el modo “live view” de la DSLR.

Las pruebas que he hecho hasta ahora son eso: pruebas hechas dentro de casa y con poca luz. Al arrimar la cámara “a la ventana” y tirar una foto me llevé un chasco mayúsculo ya que apareció una zona central muy clara y a la foto, en general, le faltaba contraste. Aquí está:

Inaceptable. Aquí ocurría algo… o bien el diafragma del obturador metía unas difracciones del copón, o las lentes del objetivo tenían algo que yo no era capaz de detectar a simple vista, que el fuelle tuviese goteras o… que existiesen reflejos internos dentro de la cámara de fuelle.

Era lo último. El cilindro de plástico pese a ser negro su superficie interna pulida se comportaba como un espejo. Un trozo de simple cartulina negra enrollado como un cilindro dentro del tubo solucionó el problema. Cuento ésto por si alguien emprende el proyecto que tenga en cuenta los problemas que pueden surgir. La siguiente foto es con el cartoncito puesto dentro del tubo (evidentemente los primeros planos están desenfocados por simple profundidad de campo). Realmente el Schneider Xenar 360mm/5,5 es un buen objetivo. (Sí, las fotos están torcidas… son pruebas nada más).

El problema solucionado con un simple cilindro de papel negro.

Ahora una foto “en serio” con el Schneider Symmar 210mm/5,6 + Toyoview 4×5 + D700

“Hojas”. Una foto que ya ha participado en varias exposiciones.

Ahora una prueba con el Industar 210mm/4,5. Es una óptica, como muchas de la antigua URSS, muy contrastada de la cual estamos utilizando una pequeña porción central de su círculo de proyección. El resultado es excelente siempre que nos guste o busquemos este alto contraste.

Una prueba con el Industar 210mm/4,5

Bien, pues ánimo y a cacharrear.

Vínculos relacionados:

http://camaragranformato.blogspot.com/

http://fauland.wordpress.com/digital-large-format/

http://www.badgergraphic.com/store/cart.php?m=product_list&c=213

http://www.rugift.com/photocameras/4×5-camera_nikon_adapter.htm

Tienda en eBay de productos fotográficos ex-soviéticos (donde he comprado muchas cosas a lo largo de los años):

http://shop.ebay.es/merchant/blyatnikov 

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.