Un globo, dos globos, tres globos…

Me gusta el cacharreo. Es una actividad divertida y estimulante si es que se le saca provecho. Hace unos pocos días cayó en mis manos un globo de una lámpara. Al verlo y observar que era esmerilado (no blanco) se me ocurrió la idea de construir un globo difusor para usar en una pequeña cabeza de flash que tengo en el estudio. Emprendí el proyecto usando para ello material 100% reciclado que proviene de los excedentes que voy acumulando en el tiempo.

El globo difusor montado en una pequeña cabeza de flash.

Básicamente son tres piezas y tres tornillos con sus tuercas: el globo, una bayoneta Elinchrom y un soporte de una ventana de iluminación. Estos últimos elementos provenían de cuando cambié el sistema de iluminación principal de Elinchrom a Bowens.

El montaje es de lo más sencillo. Simplemente unir la montura y la bayoneta por medio de los tornillos y listo.

El “asunto” montado.

Lo bueno es la luz que se obtiene. Los globos difusores son comúnmente usados en cine (y algo en video) y con ellos se obtiene una iluminación envolvente que matiza sobresalientemente. Incluso con el soporte que he construido se pueden acoplar objetos trnslúcidos o transparentes para experimentar efectos de luz.

Una cosa fácil de hacer si tienes o consigues los elementos y que da grandes resultados.

Foto hecha con la Nikon D3200 y objetivo 18-55mm VR

 

 

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.