Opinión sobre el Sigma 70-300mm D 1:4-5,6 APO DG

Cuando en el pasado «analógico» cambiabas de sistema o comprabas tu primer cuerpo de cámara el Sigma 70-300mm era una de las alternativas más asequibles para poder -una vez rascado el bolsillo- adquirir un zoom-tele. Muy barato comprado nuevo y comparado con otros de «marca» equivalentes ha sido (y es) un objetivo que ha acompañado a muchos durante bastante tiempo en su bolsa.

El Sigma 70-300mm


Existen muchas versiones de este objetivo: entre las más recientes están la que aparece rotulada como APO DG, motorizada o no, y la versión estabilizada del mismo que lleva las siglas OS. APO significa que lleva una lente apocromática en el interior cuya misión es minimizar las aberraciones cromáticas en la imagen. Hay voces que dicen que la versión DG es una cuestión exclusivamente de mercado: el supuesto recubrimiento especial que tiene la lente posterior para evitar los reflejos parásitos del filtro del sensor no establece ninguna diferencia con la versión APO original.

De construcción plástica es un objetivo muy ligero: sólo pesa un poco más de 500 gramos. La montura es metálica y está disponible para varias marcas (con la excepción de aquellas cámaras del tipo 4/3 en el momento en que escribo estas líneas). La versión más moderna del DG y la versión OS están motorizadas por lo que cámaras del tipo de la D60 y similares pueden funcionar con él en modo AF. En las otras versiones es un motor situado en el cuerpo de la cámara el que se encarga del autofoco.

Es bastante compacto cuando el zoom está en su menor focal. No se puede decir lo mismo de él una vez que se extiende ya que alcanza las proporciones del, por ejemplo, 70-300mm VR de Nikon. Vamos, que en este sentido engaña desde un principio.

El Sigma extendido a F:300mm

 

Curiosamente es un objetivo que si bien mucha gente ha comenzado con él y, en cuanto puede, lo liquida por «dos perras». No lo entiendo. Es un gran objetivo con una calidad óptica insuperable por el precio que tiene. Oscuro… pues no es un 2,8 precisamente, pero hay caminos para solventar esa carencia: Elevar el ISO y/o usar un trípode (indispensable si vamos a usar focales largas y velocidades medio-bajas).

Existe una amplísima literatura sobre este objetivo en Internet y numerosas revisiones. No es el propósito de esta entrada en mi blog el profundizar en una revisión exhaustiva (no tengo ni medios ni conocimientos suficientes) pero sí puedo observar -por simple experiencia- ciertos aspectos y comparar con otros objetivos equivalentes en focal.

 

Su uso en «macro» puede dar grandes resultados. 1:2 a 300mm

En algo que coinciden todas las revisiones «con cierta entidad» es que es una óptica imbatible en la relación calidad/precio. Es más, puedo añadir que su calidad óptica es en general muy buena si no excelente -en lo que otros asignan a otros objetivos- en algunos puntos.

Principales características técnicas:

  • Longitud focal: 70-300mm
  • Apertura del diafragma: 4-5,6
  • Ángulo de visión : 34,3-8,2°
  • Filtros de diámetro: 58 mm
  • Número de elementos/grupos: 14 elementos, 10 grupos.
  • Tipo de enfoque: rotación y extensión.
  • Mínima distancia de enfoque: 1,5 metros (0,95 en modo macro 1:2 a 300mm de focal)
  • Peso: 0,55kg

Ahora voy a coger a mi modelo favorita: un busto de maniquí que de vez en cuando uso para mis fotos y -siempre que puedo- para mis pruebas de objetivos. Más abajo pongo dos recortes «en crudo», sin tratamiento de ningún tipo.

Sí, la foto está hecha con el Sigma pero vamos a ver si somos capaces de discriminar en unos recortes al 100% cuál de las dos siguientes fotos está hecha con el Sigma y cuál con el afamado Nikkor 80-200mm/2,8 AF D ED.

Recorte 1. 150mm/f:8. Luz ambiente natural.. En crudo.

Recorte 2. 150mm/f:8. Luz ambiente natural.. En crudo.

¿A que está difícil, verdad?. La de arriba es con el Sigma y la de abajo con el Nikkor. Estoy seguro que ardes en deseos de ver los TIFF ¿no?.

Sí, claro… hay otras variables y parámetros que definen la calidad de una óptica tales como, por ejemplo, viñeteos, la definición en los bordes, las aberraciones cromáticas, la resistencia al flare, las deformaciones (almohadilla o barrilete, por ejemplo)… etc… pero hoy en día con los tratamientos digitales son «problemas» fácilmente superables. No nos engañemos, el Sigma 70-300mm es un objetivo diseñado para 35mm (formato FX – «full frame» ) y viñetea mucho en cámaras con ese tipo de sensor,  pero usado en formato APSC (DX) el recorte que induce el tamaño del sensor sobre el círculo de proyección hace que ese viñeteo sea mucho menor. Lo mismo ocurre con la definición en los bordes de la imagen: el formato DX «se come» esos bordes de mala calidad. Tanto en DX como en FX la vista «va al centro», los bordes son eso: bordes y en muchas fotos -quizá la mayoría de ellas- carecen en muchas ocasiones de relevancia, a no ser que sean motivos específicos.

En la foto de la ardilla y la del busto los bordes me importan bien poco. Son blancos. En las dos de los ojos, si no fuesen un recorte, el motivo principal es el ojo y ahí es donde va la vista. Es resto mayormente sobra.

¿Quién da tanto por tan poco?.

¿Resumimos?… El Sigma 70-300mm es un objetivo con unas potencialidades tremendas y su capacidad macro lo convierte en ciertamente atrayente. Está bien construido. Su calidad óptica está muy por encima de la media de los objetivos con rangos focales equivalentes (70-200mm ó 70-300mm). Es ligero y razonablemente compacto. Muy nítido hasta focales de 200mm y prácticamente a cualquier apertura del diafragma. Se comporta excelentemente a diafragmas muy cerrados (indispensable para fotos macro) y vale nuevo -si lo encuentras- unos 150 ó 170 euros (de segunda mano unos 90-120 euros).

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.

3 comentarios en “Opinión sobre el Sigma 70-300mm D 1:4-5,6 APO DG

  1. Gustave

    Hola , muy buenos datos de el objetivo, pero me queda una curiosidad. Que significa la D al lado de la medida? Tambien lo vi en un 24-70mm «D» y no encuentro quien me de razon de dicha letra.
    Te agradezco de antemano me puedas solucionar la interrogante.
    Saludos!
    Gustave

    1. Román Montesinos Autor

      Hola Gustave. «D» significa «digital». Una estrategia de Sigma para vender sus productos. Luego usó las siglas DG para indicar que la última lente cercana al sensor lleva un baño que contrarresta el reflejo del filtro sobre el sensor. Tan bien funcionan unos como otros e incluso los que no tienen ninguna «D». Un saludo.

Los comentarios están cerrados.