Las palabras que no se lleva el viento

Dicen que hay palabras que el viento se lleva. Irán, quizá, al rincón de los silencios. Pero hay otras que, por mucho que bata el viento, quedan fijas para siempre. Pudiera ser que formasen calcos de si mismas en el aire que baten, pero no es el caso. Esas palabras están retenidas, como poesía, en las láminas de un abanico. Oro sobre azabache o, también, plata sobre sangre. Son las poesías de María Porta en los abanicos sobre los que ella rima. Regálate uno.

palabras

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.