Exposición en Madrid – Palabras inaugurales de Ramón Jiménez.

Ramón Jiménez, coordinador de actividades culturales en la Casa de Galicia, en Madrid, es escritor y, además, practica el difícil e imaginativo arte de la papiroflexia. Ramón ha sido el encargado de hacer la presentación sobre mi persona y mi trabajo en la exposición que se inauguró ayer en la Casa de Galicia.

Ramón Jiménez ha tenido la gentileza de hacerme llegar el archivo de su discurso inaugural. Una bellísima presentación que no pude evitar que me emocionara. Mi agradecimiento más sincero por sus palabras.

————————–

Buenas tardes, señoras y señores, bienvenidos a la Casa de Galicia en Madrid, sede de la Delegación de la Xunta en la capital de España, cuyo Delegado y Director, D. José Ramón Ónega López, quien hoy no ha podido acompañarnos, les envía un afectuoso saludo en nombre del Presidente de la Xunta.

Pues bien, nos complacemos en proceder ahora a la inauguración de la exposición de fotografía titulada “METÁFORAS, CONTINGENCIAS, CIRCUNLOQUIOS…Y OTRAS GUINDAS”, del artista coruñés, concretamente de la Ciudad Vieja, para abreviar “la ciudad”, que es como allí se dice, Román Montesinos, que permanecerá colgada en esta Sala y en la de la primera planta hasta el próximo 28 de septiembre inclusive. Román Montesinos es, además, profesor de Geología de la Universidad de A Coruña, y en el catálogo que hemos elaborado para esta ocasión encontrarán información cumplida tanto sobre su actividad docente como sobre la de artista de la fotografía, que entendemos son los dos pilares fundamentales sobre los que se asienta su vida intelectual.

madrid1

Ramón Jiménez presentándome en la Casa de Galicia.

Centrándonos en la exposición que hoy nos ocupa, debo decir que ya por el título puede comprenderse que ésta no es una exposición de fotografía cualquiera sino que pertenece al orden de las inteligentes, de las que proponen pensar. Se ha dicho que el arte de Román Montesinos es conceptual, metafórico, que gusta de los dobles sentidos y de las paradojas. Yo añadiría que además es una fotografía literaria, pues su autor reconoce la importancia que en ella tienen sus títulos, que dan la clave de lo que persigue, si bien las interpretaciones pueden ser múltiples. Para su trabajo utiliza objetos inanimados que, según manifiesta, cuentan historias o representan farsas, frecuentemente satíricas, a veces tiernas y siempre intrigantes. Indudablemente el humor tiene una fuerte presencia en estas imágenes, si bien el humor muchas veces es negro, y en este caso puede recordar las ilustraciones de “El Roto”. Confieso que la primera vez que vi estas fotos pensé en Chema Madoz, pues algunas de las ideas presentes en ellas me recordaron los trabajos de este otro gran fotógrafo; Román me dice que no soy el primero que ha opinado lo mismo pero me aclara que hay una gran diferencia entre ambos, de lo que me doy cuenta cuanto más miro las composiciones de Román. Muchas de ellas pueden leerse como auténticos poemas visuales, como el del barco de papel atracado en el muelle, absolutamente inefable. Son poemas que tienen algo también de Joan Brossa, si Román me permite esta comparación.

madrid2

Ramón Jiménez, en su despacho de la Casa de Galicia, muestra lo que queda del naufragio de un barquito de papel: «La camiseta del capitán»

En definitiva, para mi gusto estas obras representan el triunfo de la imaginación y del pensamiento lateral, de la inteligencia en suma, y serían muy apropiadas para ingerirlas en las dosis adecuadas a cada uno, como bajo prescripción médica, a fin de potenciar la agudeza mental, que tanto escasea en estos tiempos en que viene cada vez más afeitada por las modas y el consumismo excesivo. En esta Sala hay ahora mismo dos peonzas, muy alejadas entre sí, y yo he visto en el África subsahariana a un niño jugar con una que él mismo se había fabricado con un palito pinchado en una fruta. Con esto se dice todo. Así que practiquemos la asociación de ideas que nos propone Román en estas nuevas versiones de las cosas a cuya comprensión nos invita, ejercitemos el pensamiento con él y con ello la memoria y mantengamos así a raya al mal de Alzheimer, cada vez más extendido. Decía un escritor estadounidense, Donald Barthelme, a quien yo admiro mucho, en uno de sus escritos, que padecía un terrible mal de la mente llamado “agudeza mental”, pero que podíamos acercarnos a él sin peligro pues no era contagioso. Por mi parte os recomiendo, les recomiendo, la compañía de Román Montesinos y sus construcciones mentales, sus delicadas bromas, por si se nos pega algo. Es muy gracioso también el huevo cósmico solitario al final de la huevera, digno de Dalí, y si os acordáis Dalí montó una vez un número monumental saliendo de un huevo de tamaño gigantesco. Podría seguir y seguir hablando de estas obras, por la gran cantidad de sugerencias o interpretaciones que sus metáforas me provocan, pero es mejor que ceda ya la palabra al propio artista, por si es su deseo ampliar lo que acabo de decir o matizarlo en algún sentido.

Muchas gracias y con ustedes Román Montesinos.

Ramón Jiménez Pérez. Coordinador de actividades Culturales. Delegación de la Xunta en Madrid/Casa de Galicia. 10 de septiembre de 2014

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.