Sigma 70-210mm/4-5,6 UC II y la Nikon D800

En esto de la fotografía y en sus abalorios hay cosas que llegan a sorprender. Tengo una Nikon D800 y -como se suele hacer- leo de vez en cuando literatura sobre ella.   Hay multitud de sitios en la WEB donde recomiendan las mejores ópticas para ser empleadas con esta cámara que “devora calidad” en los cristales. Evidentemente los objetivos más recomendados son los más caros que hay en el mercado y que rondan una horquilla entre los 1000 y 1700 euros si se trata de un zoom.

En días pasados hice una visita a Foto Artús, tienda de La Coruña en la que me alimento de material. Allí, en la papelera, había un zoom Sigma 70-210mm/4,5-5,6 listo, en estado comatoso, para ser enviado a la basura. El pobre objetivo tenía una plantación de hongos en la lente frontal. Me lo regalaron y lo pensaba usar de tapa para algún cuerpo de cámara “de colección” que tengo en mi estudio. Desmonté la lente frontal, la limpié y desinfecté y la volví a montar.

nikonTenía la idea de hacer una foto “bodegón” que se me había ocurrido y pensé -por aquello del chiste- hacerla montando el Sigma en la D800. Hice varias fotos y al verlas en el ordenador me quedé sorprendido por la calidad de imagen que al menos tenían las fotos en su parte central (donde mayormente había situado el objeto que fotografié). En un día posterior volví al estudio con el fin de profundizar en el rendimiento de esta óptica que, en principio, se pronosticaba como “nefasta” para una D800.

Veamos entonces algunas pruebas…

La foto siguiente es un recorte de la original del bodegón que cité antes. Las condiciones en las que obtuve la fotografía fueron usando tres flashes de estudio con sus ventanas (uno para quemar fondo), 1/160″ F:80mm y f:11.

Sigma_mapaNo hay máscara de enfoque y la foto sólo está tratada en niveles. En estas condiciones y con el Sigma la foto está francamente bien de definición donde tiene que haberla (hay pérdida debido a la profundidad de campo en los polos y áreas cercanas a ellos) pero, por lo demás, no tengo nada que objetarle.

Visto lo anterior me dicidí a hacer alguna prueba más. Elegí las focales más extremas (que suele ser donde pifian las ópticas) de 70 y 210mm. A continuación vemos los resultados “en bruto”…

Primera.- 210mm/5,6

Sigma210_56Muy poca nitidez. Punto.

Segunda.- 210mm/8

Sigma210_8Prácticamente igual al caso anterior. Si se aplican niveles a la foto la verdad puede mejorar bastante pero es candidata a aplicarle una máscara de enfoque bastante “agresiva”. El comportamiento de este zoom en diafragmas que suelen ser los óptimos en el comportamiento de los objetivos es realmente malo a la máxima longitud focal (210mm)

Tercera.- 70mm/4

Sigma70_4Infumable. Da ahí no sacamos nada bueno…

Cuarta.- 70mm/8

Sigma70_8Vaya… ésto es otra cosa. Si se mira así la foto parece que no es muy aprovechable pero hay que tener en cuenta que está -como las otras anteriores- en bruto. Si le aplicamos simplemente niveles en Photoshop la cosa cambia bastante y realmente queda extremadamente decente. Es decir: a 700mm/8 el objetivo se comporta muy bien. Puedes hacer la prueba bajando la foto y trastear con ella. Obtendrás entonces algo así:

Sigma_escena_24_8La foto es prácticamente perfecta (70mm/8) y simplemente dándole una máscara de enfoque de un 60% queda en su punto (en la imagen está sin aplicar).

Como colofón decir que en focales intermedias y a diafragmas de 8 y 11 el rendimiento del objetivo es bueno. También lo es en su extremo inferior (70mm) cuando cerramos el diafragma a 8.

Todos los objetivos tienen un “punto óptimo” y salvo que sean realmente muy malos en sus elementos cristalinos son perfectamente aprovechables para ser usados en alguna situación. Las cosas no son muchas veces lo que parecen y siempre se les puede dar una segunda oportunidad.

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.