Platero y yo – Pon un burrito en tu vida fotográfica.

Esta entrada va de burros… más bien de burritos pues ese es el nombre que se les aplica a los colgadores de ropa que se pueden trasladar y mover. Son los comunes que se ven en las películas por la Séptima Avenida de NY empujados por el extra de turno.

Hace ya un tiempo en los basureros de al lado de mi estudio alguien tiró un burrito. Verlo y subirlo fue todo uno. Paró en la calle menos que el canto de un gallo. Es utilísimo para mis bodegones: puedo suspender luces, objetos, parafernalia, etc… de la barra horizontal. Al mismo tiempo lo puedo hacer avanzar o retroceder a voluntad por medio de sus cuatro ruedas de la base. Ha sido un regalo divino… el maná fotográfico.

burrito1

El burrito y sus colgajos…

El problema a la hora de iluminar u otros menesteres siempre estuvo complicado a la hora de querer colgar algo excéntrico a la barra horizontal pero, por la mano de mi buen amigo leonés Eduardo, el problema se solucionó de forma drástica.

burrito4

La pieza mágica

Eduardo… “El Niño”, en el argot, me regaló dos piezas de la base de anclaje de flexos articulados que en cuanto las vi se me pegaron a la mano. Eran las piezas justamente adecuadas para lo que necesitaba.

burrito2Lo único que hubo que hacer a las piezas ha sido una pequeña operación de mecanizado. Por el orificio pasa una barra de la que colgarán sistemas de luz pero hay que frenarla para que no deslice. Con un poco de apaño y un taladro les hice una perforación por la cual -al ser de aluminio- ha sido muy fácil introducir un tornillo y darle rosca. Asunto solucionado.

burrito3Ahora puedo colocar esas luces y/o objetos fuera del eje horizontal del burrito. Un pequeño paso para el hombre… una gran salto para la humanidad. ¡Gracias niño!.

burrito5

 

Print Friendly, PDF & Email
Texto e imágenes © 2007-2018 Román Montesinos, salvo indicación expresa. Todos los derechos reservados. All rights reserved.